Se lanzó en la Cinemateca el Cuaderno de Cine Colombiano – nueva época número 25
Se lanzó en la Cinemateca el Cuaderno de Cine Colombiano – nueva época número 25
Se lanzó en la Cinemateca el Cuaderno de Cine Colombiano – nueva época número 25
Por: Luisa Montero
Jueves 22 de Diciembre de 2016

A propósito del lanzamiento del ejemplar número 25 de los Cuadernos de Cine Colombiano – Cine y Televisión, se reunieron en la Cinemateca Distrital varios de los protagonistas de una dupla que, de uno u otro modo, ha contado en país a través de las imágenes en movimiento.

La publicación que coincide con el cumpleaños de la Cinemateca Distrital que celebra su aniversario número cuarenta y cinco, es de acuerdo con lo expresado por Juliana Restrepo Tirado, directora del Instituto Distrital de las Artes -Idartes- una relación cargada de los encuentros y desencuentros que han acompañado la vida cultural de los colombianos.

“Quienes nacimos en la década del setenta hemos sido formados y deformados por las narrativas de las estéticas de la televisión colombiana”, señaló Restrepo destacando que tras la inauguración de la televisión en 1954 y hasta la primera quincena de años posteriores al cambio de milenio, muchas cosas han pasado. “La constitución de 1991 marcó un hito en este proceso, luego llegaron la apertura económica, la globalización y una presencia innegable y permanente de la tecnología y los lenguajes digitales que hoy siguen transformando la creación audiovisual, el contacto con el público y la forma como el cine y la televisión se relacionan”, dijo.

Y de eso se reunieron a hablar varios ilustres invitados el pasado 15 de diciembre, frente a un público ávido que viajó de su mano de regreso a las series, telenovelas y programas que hicieron de los años que conformaron las décadas de los 80 y los 90 lo que para muchos constituyó una época única “la época dorada de la televisión colombiana”.

“La televisión le hizo posible a Colombia verse y verse en todos los diversos géneros y formatos que tenía la televisión ya en los sesenta que eran infinitamente menores a los que tienen hoy”, dijo, por ejemplo el semiólogo, antropólogo y filosofo Jesús Martín-Barbero quien protagoniza uno de los capítulos del Cuaderno.

Barbero contó, entre otras cosas, que ha sido obsesivo de la relación entre lo que el país quería ver, necesitaba ver, soñaba con ver y lo que la televisión le posibilitó porque “la inmensa mayoría de los colombianos, durante muchos años en que había televisión, no tenía televisión”.

El periodista crítico de cine, Pedro Adrián Zuluaga, habló a su turno de aquello que le dejó la citada época dorada, la que le toco a él, la que él recuerda vívidamente y que hace parte de sus propias mitologías.

“Los recuerdos que yo tengo de la televisión -no sé si de los 80 porque no creo que las décadas tengan un comienzo y un final tan claro como el calendario, creo que vi cosas a finales de los setenta que asocio a los ochenta y vi cosas en los 90 que para mi están sembradas en esa década mítica de los 80- significaron para mi una educación de la mirada y una educación sentimental que no creo que haya mayor diferencia entre lo uno y lo otro”, dijo recordando sucesos televisivos como La tregua, donde por primera vez en este país se representó un personaje homosexual.

Entre los invitados de la noche de lanzamiento estaba también el director, guionista y actor Jorge Alí Triana, recordado por hitos como Tiempo de morir (1985), Edipo alcalde (1996), ¡Bolívar soy yo! (2002) y Los pecados de Inés de Hinojosa (1988) entre otros tantos.

Durante el panel revivió los tiempos de creación de producciones como Revivamos nuestra historia, que con libretos de Lisandro Duque y Carlos José Reyes le contaron a los colombianos su país.

“Hicimos un recorrido por la historia de Colombia y creo que para mi fue un momento muy interesante porque no era solamente el asunto del lenguaje del dramatizado y cómo dramatizar la historia si no cómo contar un país, eso me permitió un acercamiento hacia la historia, una pasión que no he podido abandonar y esa mirada de nuestro pasado y el tratar de ponerlo en presente me abrió unos ángulos, unas luces, unos faros para comprender -o tratar de comprender- este doloroso país”, señaló afirmando que la llamada época dorada, fue sin duda la época más rica de la historia de la televisión colombiana.

“Eso tiene una explicación” dijo y recordó que la televisión no era de los grandes canales que tenemos ahora, RCN y Caracol si no del estado y que este licitaba a las programadoras. “Antes de la privatización había aproximadamente 24 programadoras, todos los días a parte de la telenovela había un dramatizado semanal de una hora que tenían 5 programadoras diferentes. ¿Qué pasó con eso? Había una gran variedad una gran diversidad de propuestas y las cámaras salieron de los estudios de cartón”.

El director de cine y antropólogo entre otras cosas, Lisandro Duque Naranjo, que para la época que nos ocupa era libretista habló su experiencia en la misma serie, de la existencia de una teorización sobre las diferencias entre la dramaturgia cinematográfica y la televisiva, de la experiencia de la Compañía para el Fomento Cinematográfico -Focine-, de su directora María Emma Mejía y del presidente Belisario Betancur.

“Era usual que Belisario Betancur hiciera premieres de todas las películas colombianas y se le ocurrió una formula para garantizar que hubiera trabajo para tanta gente que estaba involucrada en el ejercicio cinematográfico y dijo: 'hagamos unas convocatorias y producimos cortos'. El operativo se puso en marcha, se convocaban concursos de guiones con ficha técnica y todos pasábamos proyectos y hubo una redistribución de la adjudicación de esos proyectos que fue para todos muy benéfica desde el punto de vista de la experiencia y de la economía personal”, recordó.

El cuaderno aborda la relación entre cine y televisión en Colombia y en ese abordaje nos propone viajes en diferentes dimensiones, señala Paula Villegas, directora de la Cinemateca Distrital, destacando que también tiene que ver con transitar las micro y macro historias del relato nacional y los relatos regionales de la mano de personajes que han vivido diversos tiempos de nuestra historia audiovisual.

Villegas agradeció especialmente el papel de David Melo en la realización del cuaderno y a todos los escritores e invitados que lo hicieron posible incluyendo a uno de los más grandes directores que ha tenido el país: Pepe Sánchez.

“No pensé que la televisión se iba a acabar antes que yo”, sentenció Pepe Sánchez en la que tal vez fuese una de sus últimas entrevistas, concedida a Margarita Martínez para este cuaderno; una entrevista en la que evidenció una vez más -como ella lo recalca- su pasión por la vida y su compromiso con la realidad.